EXCLUSIVE INTERVIEWS : ÁLVARO GAUNA, CRISTIÁN ORTÍZ y FABIOLA FLORES NOS CUENTAN ACERCA DE “KADIMA, EL TIEMPO CONTENIDO” Y SU ESTRENO EN DOCS MX

noviembre 22, 2022

Kadima, el tiempo contenido, ópera prima de sus directores Álvaro Gauna y Cristian Ortíz, producido por Fabiola Flores tuvo hace algunas semanas su estreno mundial en Ciudad de México durante la 17º versión del Festival Internacional Docs Mx en la sección Nuestra América.

El largometraje documental producido por Viraje Films, en asociación con Lucho films y coproducido por Sónica Films, narra a través de un lenguaje poético la vida de un hombre mayor, que ha habitado distintos procesos procesos de resistencia cultural durante la dictadura de Pinochet, mientras cruza por un estallido social que conecta con su historia y praxis artística, y una pandemia que agudiza la crisis en todo el territorio nacional.

Durante su realización tuvo la oportunidad de participar en diversos laboratorios como Bolivia Lab, además de ganar premios internacionales como Diseño de créditos de Nuts Media (Argentina).

Luego de su exitoso estreno mundial tuvimos la oportunidad de entrevistar a ambos directores y su productora. Conversamos en profundidad sobre esta obra y todos los detalles de su proceso artístico y técnico.

 

Llegar a la pantalla grande del Docs Mx, fue una  nueva y gratificante sensación, a pesar de que siempre fue el objetivo. Este  es un momento de gran alegría, para mí, para el equipo y como productora VIRAJE FILMS, es también un desafío compartir este y otros proyectos que tenemos en desarrollo

Álvaro Gauna

 

 

Fue un reconocimiento al trabajo que realizó el equipo. Una señal de que hemos hecho bien las cosas, que nuestra sensibilidad tiene cabida en la industria y una oportunidad de llevar nuestro punto de vista a otra frontera jamás pensada

Cristián Ortiz

 

 

“Me gustaría señalar que el área de Industria de los festivales en los que participamos fortalecieron tremendamente el proyecto y es una emoción súper grande poder compartirlo”

Fabiola Flores

 

¿Cuál crees que fue la base esencial que los motivó para crear este documental? 

Cristian: La figura de Antonio Kadima fue la primera motivación. Tiene un currículum infinito como artista y gestor contracultural del margen. En segundo lugar, la oportunidad de lograr un trabajo hermoso y una obra única en su naturaleza, que es la búsqueda constante en el intento de hacer arte.

¿Cuál fue el principal desafío que vivieron con el documental , tanto a nivel de guión como de dirección?

Álvaro: Se nos presentaron dos hitos de gran impacto que nos llevaron a momentos de mucha discusión desde la escritura y dirección. En primera instancia, la revuelta social en Chile, que claramente dentro de la construcción del guion inicial no estaba presente.

Tomamos distancia en ese momento para contemplar el nuevo escenario de Kadima, en dónde comenzaba a realizar otras actividades, a estar presente día a día en las calles registrando con su cámara fotográfica cada acontecimiento que tenía al alcance.

En un corto tiempo nos dimos cuenta en el equipo, con Cristian y Fabiola Flores en la producción, que ese momento contingente en Chile, encarnaba en Kadima la resistencia, la memoria y la historia que por tanto tiempo, el, ha resguardado en el Tallersol.

Pronto se suma el evento pandémico producto del COVID-19. Momento complicado para cualquier producción cinematográfica, pero que, sin embargo, a través de Kadima, pudimos acercarnos a sus procesos de autogestión frente a un momento que puso en crisis su economía, procesos  que han permitido sostener hasta el día de hoy, un espacio cultural contrahegemónico y soporte de la resistencia cultural entre 1973 y 1990, llamado Tallersol.

 

¿Cuántas personas trabajaron en total durante la gestión y realización del largometraje documental?

Fabiola: Trabajar durante años a través de la autogestión no hubiera sido posible sin la colaboración y apoyo de muchas personas, en especial de Antonio Kadima,  Roger Bautista y amigos del Tallersol.

En el equipo técnico y artístico somos pocos, está Cristian y Álvaro, directores, con roles en sonido directo, montaje, cámara y  dirección de fotografía, en total fueron más de 15 personas, entre productoras y asociaciones .

¿Cómo fue el proceso de co-dirección con Cristián? ¿Qué anécdotas nos pueden contar? 

Álvaro: Nuestra co-dirección tuvo constantes puntos de inflexión. Surgieron muchas preguntas, especialmente porque no habían muchos referentes que abordaran desde la observación, a un personaje desde su vigente accionar político y cultural en torno a la memoria.

Enfrentarnos  a nuestro primer largometraje que comenzó como un trabajo de tesis para la universidad y que decidimos continuar fue una de las grandes fortalezas que nos unió en todo el proceso.

 

¿Cómo creen que será la recepción cuando se estrene en salas?  

Cristian: Es un producto estético que ofrece una buena experiencia al espectador y de manera muy inteligente un discurso político que se deja disfrutar sin mucho esfuerzo. También posee algunas complejidades y niveles de lectura que resultan placenteros a esas sensibilidades capaces de conectar con el mensaje. Por todo esto confío en que tendrá muy buena recepción

 

¿Qué expectativas tienen para este largometraje basado en una realidad que aún sigue presente, pero que al mismo tiempo es tan cambiante en sus procesos? 

Fabiola: Tenemos considerado festivales de Europa, Norteamérica y Latinoamérica vinculados a los derechos humanos, la memoria y el cine de no ficción, también consideramos otras posibilidades de audiencia como universidades, organizaciones sociales y espacios de arte, dada la naturaleza de la historia que narramos.