Sebastián Lelio presenta 'Gloria' en Berlinale 2013

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on TumblrPin on PinterestShare on RedditEmail this to someone

“Gloria”, cuarto largometraje del director Sebastiá Lelio, es la única película chilena seleccionada en la competencia oficial de Berlinale 2013 durante más de 20 años. Exhibida y premiada en la sección Work in Progress del Festival de San Sebastián, la cinta retrata a una mujer (Paulina García) de 58 años que vive la vejez con orgullo y de frente, sin perder la vitalidad y la ganas de experimentar cosas nuevas. El estreno mundial está fechado para hoy, 10 de febrero, y en relación a este importante evento su director, Sebastián Lelio, conversa con Cinemachile.

- Sebastián, “Gloria” es tu cuarto largometraje desde “La Sagrada Familia”. ¿Qué lugar ocupa esta película en tu filmografía? ¿Qué licencias te tomaste esta vez? ¿Qué intentaste conseguir en “Gloria”?

Creo que Gloria es la consecuencia natural de mis tres películas anteriores. Es una producción más grande, con más personajes y más locaciones, pero insiste en mundos que había explorado antes, e indaga, desde una perspectiva nueva, en ciertas búsquedas temáticas y formales con las que ya había trabajado en La Sagrada Familia, Navidad o El año del tigre; la observación insistente sobre personajes que atraviesan por una encrucijada evolutiva, La familia como una trampa sagrada, el interés por la tensión que existe entre persona y personaje y la convicción de que el cine es una batalla que se libra cuerpo a cuerpo.

- Ganaste el WIP de San Sebastián. ¿Cómo acogió el público la película en ese contexto?

Fue bien impresionante lo que  pasó en San Sebastián.  Llegamos con la película que se había estado trabajando, durante meses en nuestros computadores. Digamos que la película no había salido nunca de un ámbito muy íntimo. Y de pronto en San Sebastián la película explotó. La audiencia conectó de manera muy potente, fue una función muy viva, llena de risa, de atención, de emoción. Luego le dieron el premio por unanimidad y eso también fue muy inesperado. San Sebastián fue el punto de inicio del camino de la película, fue un hito importante para nosotros.

- ¿Qué significa para ti estrenar en Berlinale? Un Festival cuya selección oficial hace muchos años que no incluía un título chileno.

Es una alegría presentar Gloria en la competencia oficial de Berlin. Es una de las instancias potentes del cine mundial. Es una oportunidad gigante para la película y para todos nosotros.

- El director de la Berlinale calificó a “Gloria” como una película llena de energía positiva. ¿Por qué crees que el film puede llegar a provocar esa empatía y entregar esa alegría?.

Creo que la energía del personaje de Gloria hizo que la película sea vibrante y humana. En cierto sentido Gloria es como Rocky; el mundo la golpea y la desploma, pero ella consigue volver a levantarse para seguir adelante con la frente en alto y una copa de pisco sour en la mano. Eso me pareció siempre una gran razón para contar la historia de esta mujer, filmando lo que de ella se ve en la superficie, pero intentando, también, filmar su misterio

 

- Trabajaste con Pali García, que es una actriz consagrada y de muy alto nivel. ¿Cómo fue trabajar con ella?

Gloria es una película de personaje. Paulina García, la protagonista, estuvo siempre en el corazón del proyecto. La película fue escrita a su medida. Su contraparte es Sergio Hernández, un actor que admiro mucho y con el que nos hemos conocido filmando. Ambos son actores poderosos y magnéticos y eso facilitó mucho las cosas. Paulina es una actriz gigante, ella enriqueció e hizo más complejo al personaje. La película es Paulina y paulina es Gloria.

Partiendo de la base de que si el guión es el mapa, el rodaje es el territorio, (trabajamos el guión durante dos años) generamos un set con espacio a la improvisación, de manera que los actores estuvieran obligados a recurrir a su propia intimidad para resolver cada escena. Esto permite que emanen elementos inconscientes, materiales que tienen “su propia ley”, y que finalmente infectan al guión con una fuerza nueva y acaban por convertirse en la esencia de la narración.

- Tu nombre ha resonado la última década como parte del posicionamiento del cine chileno en el mundo. ¿Cómo observas tú este fenómeno? ¿Te sientes parte de una generación pionera de cineastas que abrieron camino en el mercado internacional? ¿Cómo se diferencian tus primeras experiencias en Festivales Internacionales con tus últimos estrenos internacionales?

Es estimulante estar haciendo cine en chile hoy. Es un momento de expansión, de mucha creatividad, de gran energía. Hay un diálogo entre películas, y eso, para una sociedad (y para los que hacemos cine) es un tremendo lujo. En cierto sentido estamos viviendo lo que soñábamos; un momento donde se está haciendo mucho cine, un cine que además está encontrando cada vez más un lugar en el mundo.

Por Roberto Doveris

Aliados