15/03/2019 Documental “Los sueños del castillo” aterriza en el Festival de Cine de Málaga 2019

El Festival de Cine de Málaga se ha erigido como uno de los certámenes más imprescindibles e importantes dentro de Iberoamérica y su nueva edición, que se realizará a partir de hoy y hasta el 24 de marzo, buscará potenciar nuevos y consagrados talentos, incluyendo a múltiples chilenos.

Dentro de las categorías competitivas figuran tres largometrajes nacionales: la película de ficción Perro bomba, de Juan Cáceres; y dos largometrajes documentales, Las cruces de Teresa Arredondo y Carlos Vásquez,  y Los sueños del castillo de René Ballesteros. Esta última enfoca su narrativa en un centro de detención juvenil en medio de un campo mapuche en el sur de Chile, en  donde por las noches los jóvenes detenidos son presa de pesadillas recurrentes. La película es una exploración de la relación entre sus vidas, sus crímenes y sus pesadillas, de la relación entre el territorio y sus sueños. Ballesteros cuenta detalles de la cinta y  el cómo se enfrentará al Festival de Cine de Málaga.

– ¿Cuánto tiempo duró la filmación de este documental?

El rodaje empezó en septiembre del 2014 y duró 6 semanas de 6 días cada una. Lo más largo fue financiarlo y terminarlo, el montaje fue un largo proceso. Aprendimos a producir, en el camino.

– ¿Cuál es la búsqueda detrás de “Los sueños del castillo”?

Adentrarse en la subjetividad de los jóvenes detenidos, entrar en su “noche mental”. Mostrar la vida en uno de estos centros desde un punto de vista muy subjetivo, el de los terrores y miedos nocturnos y todo lo que puede ser movilizado a través de ellos. Además, la pregunta es ¿cómo acceder a lo invisible, a los rastros de los muertos bajo la cárcel a través de los sueños? Dentro de la cultura mapuche, los muertos se manifiestan en sueños y la idea era, a través del material de los relatos e imágenes concretas del lugar y los alrededores, materializar lo que existió en este territorio antes de la construcción de la cárcel. Y hacerlo todo a través del montaje y de la relación entre el sonido e imagen, evitando el uso de animación.

– ¿Qué importancia le atribuyes al Festival de Cine de Málaga?

Es una ventana muy importante para entrar en el cine hispanoamericano. Estamos muy expectantes.

– ¿Qué expectativas tienes respecto del estreno y cómo crees que esta cinta conectará con la audiencia?

Mi expectativas son que la película sea vista y apreciada y que la gente conecte desde lo subjetivo, desde la escucha sin prejuicios.

– ¿Cuáles son tus futuros proyectos?

En el proceso de realizar el documental entrevisté informalmente a muchos educadores y educadoras de éste y otros centros de detención. Muchos me confiaron su relación con sueños y pesadillas, pero ninguno accedió a que los grabara. Es una situación compleja, hay mucha violencia en estos trabajos. Entonces, en base a esas entrevistas y a una investigación posterior, estoy desarrollando un largometraje de ficción: “Llamar al diablo por su nombre”, acerca de los terrores de los educadores y la transmisión de la violencia entre jóvenes y adultos –sobre todo entre los adultos– en este tipo de centros de detención.

Aliados

Suscríbete a CinemaChile