12/03/2019 Diez productores chilenos que dicen presente al Festival de Cine de Guadalajara 2019

El pasado viernes 8 de marzo se dio inicio a la  34° versión del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG) certamen que este año tiene a Chile por invitado de honor. El evento que cuenta con una gran delegación nacional, se encuentra exhibiendo una importante muestra de cine chileno contemporáneo, una de cine patrimonial en la Cineteca de México y cuenta con importantes profesionales participando en las categorías competitivas.

Gracias al apoyo del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio -a través del Programa de Apoyo a la Participación en Mercados Internacionales del Consejo del Arte y la Industria Audiovisual (CAIA)- llegaron hasta Guadalajara los profesionales Natalia Isotta de Cine UDD; Alejandro Ugarte de Infractor Films; Carlos Nuñez de Storyboard Media; Elisa Sepúlveda de Copicúa Films; Pablo Calisto de Equeco; Giancarlo Nasi de Quijote Films, Rocío Jadue de Fabula, Alejo Crisóstomo de Ceibita Films, Pablo Green de Lanza Verde y Sergio Gándara de Párox.

Isotta viajó en representación de la Escuela de Cine de la Universidad del Desarrollo, un proyecto centrado en enseñar a los cineastas habilidades creativas, así como conocimiento sobre la industria cinematográfica. Hoy están desarrollando su primer documental y comenzando un departamento de negocios como distribuidor independiente. La profesional arribó en el festival mexicano con las cintas La última frontera, de Fernanda Abarca y Andrés Opaso; Violeta, de Paula Contreras y Sumergida, de Andrés Finat. Las tres cintas se encuentran en búsqueda de agentes de venta.

Sumergida, de Andrés Finat

Ugarte, fundador de la productora Infractor Films, llegó a México en representación de su compañía, una empresa enfocada en producciones que centran su narrativa en temas sociales relatados por jóvenes cineastas. Las producciones que se encuentra presentando en FICG son: Calle, de Juan Cáceres; Pario y criao, de Jorge Donoso y La conmemoración, de Pepe Nacho. Las tres obras requieren de coproducciones, agentes de venta y festivales.

Pario y criao, de Jorge Donoso

Núñez llegó al Festival de Guadalajara junto a Storyboard media, una empresa fundada en 2004, formada por profesionales multidisciplinarios que enfoca su acción en 3 campos de manera integral: gestión cultural, distribución de películas y producción de películas, donde ya tienen 5 títulos estrenados internacionalmente y otros 4 en desarrollo.

Las cintas con las que asistió y con las que busca inversionistas y coproductores son: Viento blanco, de David Albala; Quizá es cierto lo que dicen de nosotras, de Sofía Paloma Gómez y Camilo Becerra y Después de elena, de Shawn Garry.

Quizá es cierto lo que dicen de nosotras, de Sofía Paloma Gómez

Sepúlveda, viajó con la productora Capicúa, una empresa enfocada en nuevas perspectivas, estéticas únicas y potenciales películas en todo el mundo. Llegaron al evento mexicano con dos cintas en búsqueda de coproducción: El prisionero de la luz, de Nicolás Lasnibat y Ars culinaria, de Álvaro Muñoz y Omar Saavedra.

El prisionero de la luz, de Nicolás Lasnibat

Calisto arribó en FICG en representación de Equeco, una joven productora chilena nacida en 2016 que tiene por objetivo desarrollar contenido audiovisual de calidad, innovadores en su idioma y capacidad. A Guadalajara asistió con tres cintas que requieren de coproductores: Pepperoni, de Tomás Alzamora; Historia y geografía, de Bernardo Quesney y Una mujer quiere morir, de Constanza Figari.

Pepperoni, de Tomás Alzamora

Nassi, asistió al festival con Quijote, una empresa fundada en 2009 como una productora independiente dedicada a las películas de arte. Al certamen mexicano llegó con Todas vuelven, de María Paz González, A la sombra de los árboles, de Matias Rojas, y Blanquita, de Fernando Guzzoni. Todas las producciones buscan agentes de venta, premier y distribuidor.

Todas vuelven, de María Paz González,

Jadue se presentó en el FICG en representación de la productora Fábula, empresa reconocida por su trabajo con directores como Pablo Larraín y Sebastián Lelio. Creado en 2004 por Pablo y Juan de Dios Larraín, cuenta con cuatro áreas: cine, televisión, publicidad y servicios de producción. A México asistió con el último largometraje de Pablo Larraín, Ema; Mi amigo Alexis, de Alejandro Fernández Almendras y Los brujos, de Christopher Murray. Todas requieren de agentes de venta.

Ema, de Pablo Larraín

Crisóstomo se presentó en el Festival de Guadalajara representando a  Ceibita Films, una productora de cine y televisión comprometida con el desarrollo cultural y audiovisual en América Latina. Fue fundada en 2006 en Guatemala y en 2014 establecieron una nueva organización en Chile. Llegó al evento con dos obras que requieren de coproductores, una de su autoría titulada Paula y la vida y El retiro, de Alfonso Gazitúa. Junto a las dos obras anteriores, presentó la cinta Apego, de Patricia Velásquez que busca agentes de venta.

El retiro, de Alfonso Gazitúa

Green asistió con la productora fundada junto a la directora Claudia Huaiquimilla, Lanza Verde. Al certamen llevó Motín, de Claudia Huaiquimilla, una obra que requiere de coproductores y agentes de venta; Una canción para morir, de su autoría, que requiere de financiamiento, agentes de venta y postproducción y Jemmy Button, de Leo Beltrán, que busca coproducción y financiamiento.

Riot, de Claudia Huaiquimilla

Gándara, arribó en México junto a la productora Párox, una compañía que constantemente se encuentra buscando nuevas y buenas ideas, motivo por el que se ha convertido en un espacio abierto para los proyectos de muchos creadores, generado vínculos de trabajo y amistad con países de América Latina y Europa. Al FICG llevó Puente de plata, que busca coproductores y plataformas de distribución.

Puente de plata

 

Aliados

Suscríbete a CinemaChile